Skip to content

Cirugía para la cara (trasplante completo) .

Cirugía para la cara

El trasplante de cara es un injerto de piel lo que significa sustituir cualquier parte de la cara del paciente por la cara de un donante fallecido.

Podrían beneficiarse del procedimiento las personas con deformaciones como resultado de quemaduras, lesiones, enfermedades o malformaciones congénitas y/o genéticas.

La alternativa de un trasplante de cara es mover su piel de cualquier parte del cuerpo a su cara. Son una serie de operaciones para restaurar las funciones normales.

Contenido

Cirugía y post-cirugía para el trasplante

El procedimiento consiste en una serie de operaciones que requieren de profesionales que van alternándose. La operación puede durar de 8 a 15 horas, y una estancia en el hospital de 10 a 14 días.

El equipo médico extraería la cara del donante, en muerte cerebral con latido cardiaco, mientras simultáneamente el otro limpiará los vasos sanguíneos y las estructuras que se van a reconstruir del paciente receptor. Después de esto, se debe conectar el rostro del donante en ocho de los vasos sanguíneos, cuatro arterias y las cuatro de la vena del receptor que recibe la sangre con el oxígeno y los nutrientes que necesita.

Esta misma operación se debe hacer con los nervios que controlan la parte frontal y la capacidad de los sentidos.

Después del procedimiento deberá tomar medicamentos durante toda la vida para suprimir el sistema inmune y para prevenir el rechazo.

La cirugía puede tener complicaciones tales como infecciones que hacen que la cara se vuelva de color negro. Se necesita un segundo trasplante o la reconstrucción con injertos de piel. Los efectos psicológicos de los procedimientos pueden incluir la vergüenza, el dolor o el sentimiento de culpa hacia el donante.

El trasplante no da al paciente el aspecto del donante difunto porque la musculatura y los huesos subyacentes son diferentes. Los movimientos faciales son provocados por el cerebro, por lo que la persona expresa su personalidad. El donante transmite sólo la piel de la cara, no la forma tridimensional ni la personalidad.