Skip to content

Operación del aumento de labios

labios

La intervención de aumento de labios se realiza con anestesia local, para que el paciente no note absolutamente nada de dolor, determinándose primero la zona de los labios que se va a tratar.

Los materiales de relleno empleados en el aumento de labios se dividen en dos grupos:

Permanentes: cuyo resultado perdura tiempo indefinido.

Temporales: se recurre a materiales reasorbibles con los que al cabo de un tiempo el relleno conseguido en la intervención desaparece.

Postoperatorio del aumento de labios

El aumento de labios no precisa postoperatorio, pudiéndose el paciente reincorporarse casi de inmediato a su vida social.

En las primeras horas no debe tocar el área tratada, exponerse a calor o frío intenso, ni tomar aspirina o fármacos similares, que aumentan el riesgo de hematoma. Durante los días siguientes al tratamiento, la zona afectada presentará cierta inflamación.

Para evitarlos es importante, que el médico realice masajes en el área de la infiltración, tomar antiinflamatorios en los tres días siguientes e hidratar muy bien los labios con algún producto específico o vaselina.

Tenga en cuenta que si presenta mucha molesta  cabe la posibilidad de repetir la operación.

La técnica de la infiltración es muy segura si se usa el material adecuado de una manera correcta y las complicaciones son muy raras.

Métodos o procedimientos de aumento de labios.

1- Plastia.: método definitivo en el que se trasladan tejidos del mismo labio de una parte hacia otra. Consiguiendo una apariencia de labio más ancho, quedando la cicatriz oculta dentro de la boca.

2- Lipofiling o injertos.: Aquí la propia grasa del paciente una vez extraída por liposucción, es procesada, purificada e inyectada en el labio. Este método carece de los posibles efectos secundarios de los materiales sintéticos.

Sin embargo, la implantación puede notarse excesivamente debido a la rigidez que produce la cicatrización.

3- Implantes del material elegido.: Es en forma de jeringa con aguja muy fina y estéril. Se realizan pequeñas incisiones en el labio. En un tratamiento que apenas dura 30 minutos, en el que se realizan infiltraciones muy sencillas. Se intentan reemplazar sustancias que se encuentran de manera natural en la epidermis pero que se han ido deteriorando por factores fisiológicos.

Los materiales que se pueden utilizar son:

Artecol: Consiste en bolas microscópicas de metacrilato mezcladas con colágeno, el equivalente actual a la silicona.

Goretex: método definitivo que presenta numerosas complicaciones entre las que destacan la rigidez y sensación de “labios duros”.

Colágeno bovino: con efectos muy cortos, es uno de los compuestos orgánicos más utilizados. Es capaz de provocar reacciones alérgicas.

Ácido hialurónico: de origen no animal, dura entre 6 meses y un año. También utilizado para corregir arrugas finas y superficiales.

Muchas veces es mejor realizar el tratamiento en dos tiempos. De manera que primero se inyecta la cantidad acordada con el paciente y, una semana o diez días después, se realiza una consulta y los retoques que se crean necesarios.

 

Precauciones

Las precauciones en este tipo de intervención deben ser siempre las máximas y, antes de someterse al tratamiento, debe asegurarse de que está totalmente sano. Es importante no consumir ningún tipo de medicación anticoagulante.

También es importante comprobar que el producto que se va utilizar está autorizado y no ha sido mezclado con otros para abaratar el coste, y el médico debe realizar una historia clínica rigurosa para descartar problemas de alergia, en el caso del colágeno, y sobre implantes anteriores a los que se ha podido someter el paciente.

¿Quién puede realizarse un aumento de labios?

Con el paso del tiempo  el labio comienza a perder grosor, rodeándose de arrugas que ganan en profundidad. Es a partir de los cuarenta años cuando las mujeres optan por un aumento de labios. Puesto que permite eliminar las arrugas que rodean al labio y recuperar parte de su juventud.

Otros temas : Lobulo rasgado