Skip to content

Mentoplastia – Cirugía para el mentón.

La mentoplastia es una cirugía que tiene como objetivo corregir la forma, el tamaño o la posición del mentón, ya sea aumentándolo o reduciéndolo. Con el objetivo de conseguir el perfil que deseamos.

¿Quién puede someterse a esta cirugía?

Aquellos pacientes que tienen una barbilla demasiado cerrada o por el contrario excesivamente notable. Causando un desequilibrio en el perfil de la persona. Es muy importante tener expectativas realistas sobre los resultados que se pueden obtener. Para tener una buena salud tanto física como emocional.

¿Qué indica que la mentoplastia será beneficiosa?

La presencia de una barbilla demasiado cerrada (hipomentonismo) o demasiado visible (hipermentonismo), en relación con el resto de la cara. Sin embargo, la decisión final será determinada por el estudio individualizado de cada paciente, según su estructura facial y la afectación que esta deformidad le llevó.

¿Hay alguna patología que no permite realizar esta operación?

Además de las contraindicaciones generales de toda operación, la mentoplastia debe evitarse en pacientes con expectativas poco realistas o perfeccionistas.

EL PROCESO.

La duración de esta operación es de unos 45m a 1h 30m.

El procedimiento consiste en realizar una incisión dentro de la boca, en el ámbito de la membrana mucosa de la parte posterior del labio inferior hasta el hueso. Crear un espacio para colocar el implante en el caso de la mentoplastia de aumento. Eliminar el exceso de hueso en pacientes con hipermentonismo.

Preparación para la cirugía.

Es importante evitar el uso de aspirinas o medicamentos derivados en el plazo de dos semanas anteriores a la operación. Por la misma razón, deben suspenderse durante el mismo período anti-inflamatorios no esteroideos.

Anestesia.

En adultos, el tipo de anestesia es local junto con sedación.

Postoperatorio.

Normalmente o requiere hospitalización, excepto en casos individuales o en colaboración con otras operaciones. Aproximadamente en 4-5 días se ve normal y puede incorporarse en su actividad laboral. Debe evitarse la actividad deportiva intensa durante 2-3 semanas después de la cirugía.