Skip to content

Efectos psicológicos de la Cirugía Plástica

Efectos psicológicos de la Cirugía Plástica

Una cirugía plástica se presenta como un recurso ideal en la superación de cualquier tipo de complejo físico y también es la opción que muchos hombres y mujeres eligen para mejorar su apariencia.

Una cirugía plástica se presenta como un recurso ideal en la superación de cualquier tipo de  complejo físico y también es la opción que muchos hombres y mujeres eligen para mejorar su apariencia. Sin embargo puede ocurrir que una cirugía plástica modifique la apariencia física de una forma tan bruscamente que resulte difícil y traumático asumir este cambio.

Porque todos tenemos un ideal de la belleza al que aspiramos y que nos produce gran motivación. Pero si la imagen real no coincide con la deseada, en algunos casos la comparación puede ser muy difícil

Por esta razón antes de la cirugía estética el estado emocional a través de la cual pasan los pacientes es muy difícil de decir.

Sin embargo la mayoría de la gente antes de la cirugía se sienten con un miedo terrible y les afecta todo el cuerpo, también pasan a través de un estado de confusión y de dudas, ya que pueden estar tan asustados que los haría dudar y ver todo el proceso como un completo absurdo.

Durante la etapa pre-operatoria se sienten en mayor medida con una autoestima tan baja que pueden caer en grave depresión ya que la imagen que cada uno de ellos se proyecta en ese momento es la de una persona completamente perfecta porque tienen todas sus esperanzas colocadas en el producto final de la operación, y al verse en el espejo no es lo que ven.

Por todas estas razones es de suma importancia el total apoyo de todo su entorno y sobretodo el familiar, ya que deben hacerle saber que todo saldrá bien.

Para reducir el estado emocional se pueden dar las siguientes indicaciones:

  • En primer lugar la persona debe tratar de estar tranquilo y no crear falsas expectativas.
  • El cirujano debe hablarle de la ejecución de la operación y la misma debe ser de plena confianza y generar tranquilidad.
  • El paciente debe consultar con la clínica en donde se va a realizar la operación para estar más tranquilo.
  • Tratar de no pensar tanto en la operación y distraerse con cualquier otra actividad en compañía de sus personas más cercanas, ya que esto le dará el apoyo moral que necesita la persona.

Si el paciente está en un estado de baja autoestima no se considera por los cirujanos como adecuado para este tipo de operaciones. El cirujano no es un mago, sólo puede mejorar las formas físicas, y los problemas familiares o del alma.

Es importante para evaluar la conciencia de los aspectos psicológicos que son necesarios antes de tomar una decisión tan importante como esta.

Someterse a una cirugía plástica puede realizar la conversión radicalmente positiva en nuestra apariencia.

Sin embargo, como en cualquier operación se genera un riesgo para la salud que necesita saber antes de ir bajo el cuchillo y hacer el cambio. Debido a que muchas personas se arrepienten de los cambios después de la cirugía, especialmente cuando es muy radical.

Se aconseja tomar la decisión sólo si se pensó bien y si la persona se siente lista para lucir esa diferencia.